Monumento al peregrino


Ubicado en el alto de San Roque (Lugo), representa el saludo a un nuevo día, una sensación rutinaria para los peregrinos porque ya llevan visto muchos amaneceres, pero ánimo porque falta muy poco para ver al Santo.